Se ha producido un error en este gadget.

jueves, 5 de agosto de 2010

ENTREVISTA AL INVESTIGADOR Y ESCRITOR SEÑOR ARGIMIRO GONZÁLEZ 1ra. Parte


Buenas tardes. En este momento nos encontramos en la casa del Sr. Argimiro
González, a quien hemos seleccionado entre uno de los personajes populares más
emblemático del Estado Lara, para cumplir con un objetivo de la materia
“Métodos Cualitativos” de la UNIVERSIDAD PEDAGÓGICA
EXPERIMENTAL LIBERTADOR INSTITUTO PEDAGÓGICO “LUIS
BELTRÁN PRIETO FIGUEROA” - SUBDIRECCIÓN DE INVESTIGACIÓN
Y POSGRADO - MAESTRIA EN INVESTIGACIÓN EDUCACIONAL –
BARQUISIMETO, asignados por la Dra.: Yanirá López. Este trabajo lo estamos
haciendo en conjunto: Prof. Rosa A. Gil y la Prof. Mariela Yajure. Las preguntas
son las siguientes: UProfesor Argimiro: ¿Cómo se siente usted actualmente y
cual ha sido su experiencia vivida en torno al rescate de la Identidad
Cultural del Estado Lara? ¿Que nos puede decir al respecto?.U
_Buenos, vamos a comenzar primero dándoles las gracias por tomarme en
cuenta para participar en este trabajo de maestría en investigación educacional
que están haciendo en pro de conocer las actividades que he realizado sobre este
maravilloso arte tradicional de El Juego de Garrote, y que de esta manera pues,
que se siga con otras investigaciones de otros investigadores, bueno y tanta gente
que hay tan valiosas en estos pueblos, en este Tocuyo, en este municipio y en
nuestro Estado Lara, verdad. Bueno, yo voy a comenzar por el principio, bueno
vamos a decir como me siento, como me inicie en este campo. Tengo que
decirles que desde muy muchacho, desde muy niño comencé limpiando zapatos,
yo vendía “Pan de Tunja”, cuajadas, limpiaba los jardines en casas de familias,
pues nosotros venimos de una familia muy pobre de dinero, muy humilde,
sencillos pues, en su comportamiento, en su forma de ser, pues yo soy
naturalmente de Humocaro Alto, mi padre y mis abuelos eran de “Los
Aposentos” y mi madre del campo (Los Higuitos) de Humocaro Alto, mi sangre
viene de los “Indios Omocaro”, soy un “Omaco” y desde mi infancia me han
criado aquí en El Tocuyo, que es mi pueblo de vivencia, es mi pueblo, yo soy un
tocuyo, soy de allá y también soy de aquí, un sitio maravilloso donde me he
sentido muy bien con las personas con quienes he vivido, he aprendido y
compartido. Cuando llegamos al Tocuyo, mi mamá me trajo como de uno dos o
tres años. Mi padre (Antolino González) murió más o menos cuando yo tenia
como un año y seis meses, entonces fue aquí en El Tocuyo cuando mi mamá se
tuvo que enfrentar duro para crear ocho muchachos ¡te imaginas esos, carajo! ella
parió cuatro varones y cuatro hembras y era difícil la tarea para una madre sola.
Nosotros trabajábamos limpiando zapatos, limpiando jardines, como vendedores
de conservas (dulces) como dije anteriormente, y todos los años me iba para el
cementerio a limpiar el monte de las tumbas y retocar o pintar las tumbas y la
cruz pues. Cada uno de mis hermanos, especialmente Antonio y Julio,
trabajaban, ayudábamos en la casa, para salir adelante. En ese tiempo tenia como
alrededor de 6 a 8 años, apróximamente (1962-1966), más
o menos en la primera década de mi vida, trabajaba en las
siembras o el cortar tomate, cebolla y pepino; pero
especialmente en esta edad fue que me inicié limpiando
zapatos a los músicos, especialmente en la vieja “Bomba
Cuba”, era un sitio muy popular porque venia gente de
Guarico, de los Humocaros, de Anzoátegui, de
Chabasquen y de otros lugares, allí especialmente los
hombres bebían aguardiente, usaban garrotes, sombreros de palma, cuchillos y
comían chimò, recuerdo que por toda partes uno veía el piso lleno de escupitazos
del chimó, allí, al lado del botiquín había un Juego de Bolo, el que algunos
llamaban “Patio de Bolo Bolivariano”. Algunas veces, se formaban tremendas
peleas, porque de repente las personas que lanzaban la bola, por suerte tumbaban
los tres palos, el grande y los dos medianos (el doce, siete y el cinco) y de pronto
se formaban discusiones, para algunos eso y que era ayudao (por el diablo pues)
para las reglas eso era trampa. Una vez presencie una pelea a palo y yo quedé en
medio, porque no encontraba como salir del fondo, casi me miaba los pantalones
cortos (chores) que usaba, y eso no lo olvido, recuerdo que las chancletas de
goma (color amarilla) de esas baratas que uno usaba, del susto las dejé al fondo
del bolo. Considero que estos enfrentamientos a garrote y cuchillo marcaron mi
vida. Así como otras experiencias de este tipo que viví, que vi peleas entre
hombres por problemas de borracheras y de mujeres pueblerinas de la “buena
vida” como decían los maestros del garrote. _Bueno, en ese tiempo tuve la
oportunidad de vivir y de compartir mi infancia, claro yo niño y ellos hombres,
con los “Hermanos Pérez” acá en El Tocuyo, y con varios grupos, y entre ellos,
Don Pío Alvarado, que venia a El Tocuyo a dar serenatas, que eran invitados
para los caseríos: “Boro Cujisal”, “Cimarrona”, “El
Cardonal” y “Los Patios” cerca donde está hoy la
represa “Los Dos Cerritos”, que anteriormente no
era la represa sino, que era por donde pasaba la
carretera para Los Humocaros, donde existía un
caserío llamado “El Lamedero” y otro que está
cerca, “La Palma”; en esos caseríos por lo general
habitaban muchas personas jugadores de palos que
venían a esos sitios a encontrase con Don Pío
Alvarado que era invitado en la época de navidad;
en la época de Semana Santa, y especialmente, en
tiempos de junio y julio que se reunían para pagar promesas y yo me le pegaba
atrás de ellos como un chicle, y les limpiaba los zapatos así aprovechaba de ver,
eso me emocionaba mucho, verlos como ellos cantaban, la forma y la picardía
como miraban las mujeres. De allí fue mi primer conocimiento, cuando me inicie
en la cultura vamos a llamarlo así, que fui asimilando. Pues, viendo y oyendo a
estos señores como fueron: “Los Hermanos Pérez”, Chemaria Giménez, “Los
Hermanos Gómez”, Roseliano “el viejo Roso” y varios de estos tocuyanos como:
Demetrio Brito, Alejandro Puerta y Roberto Freitez, que fueron los viejos
tamunangueros, que por primera vez graban un disco de tamunangue en El
Tocuyo. Claro que anteriormente, se había hecho un disco en los años 50 que se
grabo en “San Rafael”, en la hacienda de “Don Pancho Tovar”. Pero este disco
(1966) que hicieron “Los Hermanos Pérez” fue el más completo, del cual se hizo
una segunda edición donde aparece en la portada Maria Magdalena Colmenarez
quien fue la primera Reina del Folklore, esta grabación fue una de las primeras
que ayudó a promocionar a nivel nacional el tamunangue, el cual se hizo en un
estudio con mayores técnicas. Bueno allí también se incluyo un tema (coplas)
dedicado a María Magdalena, interpretado por Abelardo Morillo como un
homenaje a la primera reina del Folclor de Venezuela, ¡Cómo olvidar yo esos
tiempos tan bonitos, cuando ayudaba al “Catire” a bañar el caballo en casa de la
Sra. Dulce!, cuando nuestra Reina Nancy Piña cantaba esos golpes tocuyanos con
tanto vigor, no puedo olvidar eso que yo compartí y viví con ellos. Pues recuerdo
bien, como cantaban y como bailaban, y como comían mondongo en casa de la
Sra. Corina; empanadas y arepas; era verdad, a uno le daban una arepa rellena y
uno quedaba contento. En todas las casas que uno entraba le daban cosas, uno se
metía a escuchar la música en vivo, allí presente pues, la gente tocaba y pagaban
las promesas. Todo esto me sirvió para lograr lo que soy hoy en día, todas estas
cosas que he logrado presentar a través de estos libros que han sido publicados,
porque cuando me quedo en silencio, empiezo de una vez a recordar con mucha
nostalgia pues, y me traslado y me traslado a esos tiempos y transcribo esas
cosas que viví. Porque yo fui un muchacho de calle, observe muchas cosas
buenas y otras que desvirtúan el sano porvenir de la gente. En esa época se veía y
estaba comenzando el uso de las drogas y vicios en la calle, tales como la
marihuana, el aguardiente, y otras más. Pero como yo no fume nunca, lo único
que me gustaba era trabajar, andar en la calle pero ganado dinero para mi familia
que era muy pobre y humilde, y como todos los del barrio “La Manga” teníamos
necesidades. A veces es bueno contarles esto para que la gente sepa que uno no
ha tenido ni tiene ninguna posición económica, yo lo que he hecho, lo he
logrado, ha sido con mis propios esfuerzos, conocimientos y con mucho amor a
la vida y al trabajo, gracias a Dios, gracias a los hombres y mujeres me orientaron
hacia el bien, bien que debemos mantener para ayudar a
otras personas que nos necesiten, sino es así, no tiene
sentido el vivir en esta maravillosa nación.
En mis tiempo de mi niñez, aventure, aprendí, ya que
me la pasaba en la calle, en el río, jugaba con mis
compañeros pero eso si, sanamente. Para ese entonces
nació en mis muchachadas las habilidades de saltar y
pelear, que uno imitaba gracias a las películas de lucha
libre como por ejemplo: “Santo El Enmascarado de
Plata”, las cuales reforzaba con cada uno de los juegos
que hacia en mi vida cotidiana; como son: el trompo, las metras, el papagayo, las
carrera con sacos, el nadar en el río, recuerdo que uno hacia apuestas a quien
aguantara más debajo del agua, quien se zumbara más alto desde los palos de
Cují, fue allí como comencé a desarrollar las elasticidades de mi cuerpo,
condición que me ha permitido aventurar y desarrollar ese potencial años más
tardes en las artes marciales.
Una vez vino a El Tocuyo un Circo, donde presentaron a un Señor “El Hombre
Goma”, que se doblaba muy bien y hacían un espectáculo muy impresionante.
Pues imitando e inventando poco a poco, llegó el momento que también lo hice, y
lo hice con mayor soltura que el señor, porque él se colocaba un pie y yo me
coloque los dos pies en la cabeza, yo llegaba temprano y me colocaba fuera del
circo, cerca de la entrada y los muchachos, compañeros limpiadores de zapatos y
algunas personas que durante el día me veían que me doblaba en la “Bomba
Cuba” decían: ¡Epa, que se presente “mayona”, que se presente “mayona”,
“mayona”. ¿Usted sabe por que me decían mayona?. Porque yo no pronunciaba
bien la “R”. Cuando me preguntaban, muy especialmente el Doctor Chusito, que
crema tenia para limpiar los zapatos, en vez de decir Negra, Roja y Marrona, yo
decía: “Nega, lloja y mayona” y por eso es que quede con ese apodo de
“mayona”… es porque yo no pronunciaba bien la “R”. _Bueno, a veces algunas
personas me dicen “mayona”, como una cuestión de cariño. En la casa las
muchachas me corrigen mucho de mi lenguaje coloquial. Reconozco que hoy día
suelo decir algunas de estas palabras en mi lenguaje cotidiano. Aun mis hijas me
corrigen y me dicen que yo no debo pronunciar así, ya que soy un escritor y que
debo de pronunciar mejor, bien pues, pero para mi es un poco difícil, ya que
honestamente debo decirlo, no me siento que soy yo, yo mayona, ese ser
hermoso, puro y candoroso que no quiero perder.
Desde que comencé muy niño, mis travesuras en el circo me permitió conocerme
ante el público, uno de ellos que me admiraba mucho, era el Dr. Chusito, quien
me daba un real (0,50 cts.) cuando hacia una postura, y me decía: “Medio por los
pies en la cabeza, y medio por la cholita” y se reía a carcajada, lo que pasa es que
yo no usaba interiores. Un día, en la calle me encontré a un amigo que siempre
me aconsejaba, “El Indio” (Sr. Melquíades Castillo) le llame la atención por mis
habilidades, me dijo: “tú eres el que se pone la pata en la nuca”, -¡si! le dije-.
“Vamos pa´tomate una foto”. Yo muy contento me fui con él, donde tenia el
cajón y me tomó una fotografía con los pies y las manos
sobre la cabeza. ¡Sabes eso fue emocionante para mí!.
Aún conservo la foto que publicare en mi libro:
“Testimonio de un Venezolano”. Con el tiempo mis
posturas y movimientos, fueron mejorando y
nuevamente me acerque a que “El Indio”, ya que el circo
había desaparecido y le dije: -Mire Indio, ahora hago
mejor los ejercicios-. El fotógrafo emocionado me dijo:
“Haber, ponte ahí para tomarte otras fotos para mi
colección, ¡conchale! cada vez los ejercicios son más perfectos, ahora te pareces
a una Culebra”. De ahí que viene mi apodo del “Hombre culebra“, gracias al
indio. Según él, yo me movía como una culebra. Hoy en día, se me conoce
popularmente con este nombre artístico, el cual desde El Tocuyo lo he llevado
con orgullo a toda mi patria y el mundo.
Cuando cumplí los diez años, mi madre con la ayuda del
Monseñor Orozco me internaron en un lugar muy
maravilloso, el cual me trae muy bellos recuerdos, donde
aprendí: Herrería, Carpintería y algunas cosas de la
agricultura que no conocía cuando trabajé sembrando
tomates. Allí aprendí a trabajar y conocí todo lo
relacionado con las vacas, puercos, gallinas, todo esto
gracias al maestro Cheo Hernández Prisco. Allí compartí
con varios compañeros, personas que hoy día son muy conocidos, entre ellos, el
actor de la televisión: Franklin Virgües. Este lugar lleva por nombre “Instituto del
Menor El Eneal”, el cual está ubicado llegando al pueblo de “El Eneal”,
municipio Crespo, Estado Lara.
Luego de culminar mi primaria regrese a mi ciudad, a El Tocuyo para cursar
estudios de secundaria en el Liceo “Eduardo Blanco“ el cual abandoné para
dedicarme al trabajo y ayudar a mis hermanas y hermanos, a mi casa pues, trabaje
en la carpintería del Sr. Ceroli, en herrería con el Sr. Pedro y de noche en el cine
como operador, allí aprendí con “Grispin” (la mosca) y “Miñeque” a revisar y
pegar las películas, a pasar las películas con los proyectores de carbón, que son
dos electrodos que uno tiene que estar pendiente para que se mantengan cercas y
no dejen de alumbrar para proyectar la película y evitar que te digan:
“Coñuetumadre”. Bueno, mas tarde “Angelito” Ángel Padrón me dijo “mayona”
quiere trabajar como portero del “Cine Carvajal” y contento le dije: ¡si!,
¿cuando?. _Bueno, allí me inicie en el mundo de ver todos los días las películas,
eso me gustaba mucho. Fue allí, cuando conocí a un señor que siempre llevaba
viaje de tomates para Caracas, quien me llevo para el mercado de Coche, donde
trabajé arduamente para sobrevivir, estando allí conocí a un señor que vendía
tomates en una camioneta de repartos que era de él. Ese señor conocía y tenia
influencias con gente del cine y de la televisión y me llevó a un Club en el
“Paraíso” (cerca de la Universidad Santa María) donde se presentaban grupos
musicales de la talla de la “Billos Caracas Boys”, “Los Melódicos”, la
“Dimensión Latina” (que estaba comenzando), el grupo “Los 007”, entre otros.
Todos estos grupos musicales se presentaban y algunos practicaban, ensayaban
allí, por eso que se hablaba del “Paraíso”, allí fue que conocí a “Pepito” quien
era el animador del club.
Allí en “El Paraíso” me puse a trabajar en una compañía que se llamaba
DOMEGAS, yo era “Lector del Gas” en Caracas, por eso les digo que conozco
muchos lugares de cada sector, porque tenia que recorrer calle por calle a pies.
Ahí seguí hasta que un día como yo trabajaba como lector, llegue a la “Escuela
Superior de kung-fu” que está en la Segunda Avenida de Las Fuentes del Paraíso
en Caracas y yo siempre llegaba allí y me quedaba mirando con la boca abierta,
con aquellas ganas de estudiar kung-fu. Pero yo no tenia plata y ganaba poco, con
los reales que me fueron pagando poco a poco reuní y me metí en la escuela de
kung-fu., pues yo era un fiebroso, salía a las diez y otras veces a las once de la
noche de la Escuela Superior, y yo vivía en “La Vega” con mi hermano Julio,
allí compartíamos los gastos de la casa.
Estando allí, en el “Paraíso” que era un lugar como un Club donde se presentaban
los artistas, yo hice una presentación a todos los integrantes de la orquesta de la
Billos y artistas que estaban allí, tales como Henry Stephen, Trino Mora, y
algunos de “Los 007”. Todo esto me permitió darme a conocer y es así como
hago mis primeras presentaciones como “El Hombre Culebra” la cual fue gracias
a mi amigo Miguel Ángel
Rodríguez, quien motivo a
la gente y al animador
“Pepito” para que ellos me
vieran.
Una vez que visitaba el
Parque del Este de Caracas,
vi una demostración de un
hombre que descalzo
caminaba sobre vidrios y
tizones ardiendo, esto
llamaba mucho la atención a
todo el publico. Unos
amigos que vivían en “La
Vega” le dicen al Señor “Pepito”, quien era el animador, que me presentara, para
que vieran al “hombre de goma”. Pepito dice: “suba el hombre goma, ¿quien
es?”, ¡yo¡ grite y levanté la mano. La gente me miraban y gritaban: ¡suba, suba,
suba!. Tan pronto llegue a la tarima, como yo cargaba puesto un mono deportivo,
solamente me quite los zapatos y sin perder tiempo me puse los dos pies en la
cabeza y la gente se quedo muy sorprendida. Realice como cuatro posturas
diferentes y el publico pedía más, entonces repetí las posturas quedándome más
tiempo en cada una de ellas para que observaran mejor la posición. Un día
Miguel Ángel me dice: “hay que llevarte para la televisión”, entonces me llevó
primero fue al “Parque del Este”, y me presentaron nuevamente allá, pero esta
vez como “El Hombre Culebra” y tal eso fue, un espectáculo buenísimo que hice,
más completo, me contrataron y ahí me presentaba todos los domingos, hasta que
un día un productor de “Venevisión” del programa “Sábado Sensacional” que
estaba allí con su familia, me vio en plena actuación, y cuando terminé se acercó
y me dijo: ¡mira quien eres tú¡, ¿Qué es eso que haces?. Entonces, “Pepito” que
era el animador dijo: “yo soy el representante de él y se metió en la conversación,
ya que el productor se intereso mucho, entonces así fue que me llevaron para la
televisión por primera vez, me presente
con el animador Amador Bendayan, eso fue
en el año 76, entonces allí me dieron para
ese tiempo recuerdo yo, seis mil bolívares,
eso era demasiada plata. Yo pague un año
completo de kung-fu, compre el kimono,
pague todas esas mensualidades, yo andaba
bien pachuco, como dice la gente. Yo,
primero comencé estudiando en la
“Escuela Superior de kung-fu”, duré
alrededor de casi dos años. Luego,
motivado por algunos alumnos avanzados
ingresé en la Escuela Shaolin Kung Fu “La Danza del Dragón” (fui uno de los
fundadores con el carnet de alumno No.13), allí comencé a estudiar con los maestros
Su Yu Chang y Tai She Che, quienes enseñaban varios estilos como: Tai chi
chuan, Pa Kua Chang, Tang Lang Chuan, y Shaolin Chuan que eran métodos
muy populares en China y novedoso entre todos los estudiantes que practicaban
las artes marciales chinas en Venezuela. Como yo les ayudaba a limpiar, el aseo
pues, y comenzaba el calentamiento con los alumnos nuevos, a quienes los
motivaba con los ejercicios de Yoga, algunas veces los maestros me enseñaban
ejercicios, juegos de las rutinas del estilo
Chang-Chuan que no era muy conocido en
occidente, por que el arte o estilo del norte,
no era tan popular fuera de China. Fui
surgiendo, y más tarde me presenté
nuevamente en “Venevisión” con Gilberto
Correa en el programa “Sábado Sensacional”.
Por segunda vez y después me presente en
“Radio Caracas Televisión”. Trabajé en
varias novelas haciendo papeles secundarios
por ejemplo en una que fue muy conocida
llamada: “La Balandra Isabel Llegó esta
Tarde”, trabajé con Miguel Ángel Landa con
Marina Baura y con José Luís Rodríguez en
varias novelas como: “Carolina”, “La Hija de
Juana Crespo” y en otros programas, luego me
contrataron para un programa Cómico Juvenil
de “Radio Caracas Televisión” conocido como:
“A Millón Muchachos”, allí era el personaje
central del programa junto a Nelly Pujols,
Raquelita Castaño, Chony Fuentes, Henry Stephen y
otros que no recuerdo los nombres. También hice
una presentación en “Radio Rumbo”, Joselo me
dice: “epa, entra al estudio con los pies en la cabeza
pa´que asustemos a Simón”, que en ese momento
estaba saliendo al aire en el “Show de Joselo y
Simón”, esa demostración impresionó mucho a
Simón Díaz, y Joselo no aguantaba las ganas de reír de ver como Simón con los
ojos pelaos me observaba. A ellos les gusto mucho, y me llevaron después para el
programa de la televisión, donde hice una demostración en un papel de
limosnero. Más tarde me contrataron para hacer un papel en un documental para
una compañía española que estaba haciendo un estudio de anatomía: “El Cuerpo
Humano en América Latina”, el cual era para comparar y estudiar la anatomía en
personas de diferentes edades, especialmente de España, África y América
Latina. Primero hice una demostración desnudo en “Arte de Venezuela” por
solicitud de varios médicos e investigadores y del
propio maestro Levvy Rossell. Luego les hice una de
las posiciones más difíciles que he logrado en las
asanas (posturas) del yoga, entonces nos fuimos para
la parte alta del Pico del Ávila y se hizo el documental
completamente desnudo. Más tarde eso fue como dos
o tres días después, de esto, me presente para realizar
un documental de “Tiuna Film” que se llamó “El
Hombre Culebra“, el cual lo pasaron en muchos
lugares de América Latina, todo esto motivado por las presentaciones anteriores
donde yo (algunos me llamaban “el hombre goma”) me metía en una cajita de
cristal y luego en una de madera, un mago con su “magia” desaparecía partes de
mi cuerpo.- Bueno, después regreso a El Tocuyo y me presentaron en el primer
Carnaval Turístico que se hizo en El Tocuyo, el
Prof. Raúl Colmenares fue quien me invitó, ya
que él estaba de visita en Caracas y fue a la
“Escuela Shaolin Kung Fu” en el Paraíso.
Entonces él les dijo a los organizadores “tenemos
que presentar al “Hombre Culebra” que está de
moda en la televisión”. Bueno y me presentaron
en el primer carnaval que se hizo. Después me
presenté en la Casa de la Cultura, en el Cuartel
“José de la Cruz Carrillo”, en el Colegio “La
Concordia”, eso motivo de inspiración para que
mi amigo, el compositor Gromansky Lameda, escribiera una canción muy
bonita titulada: “el hombre culebra”. Esta canción fue grabada por unos
muchachos de la UCLA de Barquisimeto.
Bueno aquí en El Tocuyo conocí a Magali, mí esposa de quien con mucho
respeto me enamoré y más tarde, llenos de Dios y amor vienen mis muchachas
entiende, Geobriceth y Shannon, mis dos hijas, mis tesoros pues y desde ese
momento fui trabajando acá con las artes Marciales. Así fue que fundé la escuela
de kung-fu en El Tocuyo. Empezamos desde el año 76 con un pequeño grupo de
jóvenes tocuyanos, entre ellos Ramón “el mundo”, Luis Alberto Colmenares
“tragabalas” y mas tarde Eleuterio Torres “Tello”. Allá en Caracas, yo daba
clases y cada dos semanas venia para El Tocuyo a enseñar Kung Fu en el Parque
“Edilio Losada”. Todo se fue fortaleciendo como escuela hasta lograr crear la
escuela “Sociedad Shaolin Quan” acá, después se dieron los primeros pasos para
la organización internacional, y así comenzamos en Barquisimeto, en Valencia,
en Yaracuy, en San Cristóbal, Maracaibo, en Guanare, en Mérida, en Caracas y
luego en Perú, Brasil, Colombia y en varios sitios de América Latina, y se fue
divulgando en casi todos los países del mundo como la
Organización Internacional “Sociedad Shaolin Quan”. En el
76, algo increíble para una persona de pueblo, para un
campesino, aparecí por primera vez en una revista en Francia
y luego en otras revistas de España, Italia y de Inglaterra, en
las cuales hacían referencia a mi trabajo. En el transcurso de
estos escritos para la Revista “Budo” y luego “El Bukoka”,
me invitaron a participar en una selección de “Nuevos
Escritores del libro”, como ya era conocido por mis
artículos en varios países de Europa, los editores
seleccionaron el texto que envié y así fue que logré por
primera vez la publicación del libro “Kuen Tao Kung
Fu” (1982) en Barcelona España. Más tarde se publicó
un segundo libro: “Kuen-Tao O Livro Completo do
Kung Fu” en idioma portugués en Río de Janeiro-Brasil,
donde se hicieron más de veinte ediciones. El tercer libro
se publica en Venezuela con la “Editorial Panapo” – el
libro titulado: “Wai Chia quan
Kung Fu”, gracias al apoyo del
publico en América Latina, los editores motivados por
la aceptación del primero, me sugirieron que estaba que
escribiera dos libros más. Uno de China que se tituló:
“Entrenamiento del kung-fu” y le hice el segundo de
Japón llamado: “Entrenamiento del Karate“, y después
que ya salieron estos dos libros juntos, en el mismo
año, entonces, eso se vendió mucho en Venezuela y
en varios países. Quedando pendiente uno por Corea
que se tituló: “Entrenamiento del Tae-kwon-do”. Cabe
destacar, que la mayoría de mis libros han sido
publicados en otros países fuera de mi patria.
Mis inclinaciones por el garrote, tamunangue y el golpe
tocuyano surgen por iniciativa del Prof. Raúl Colmenares,
mi tutor en todas las cosas buenas que uno debe aprender
de la vida, quien me motivó a investigar y escribir estas
historias sobre El Tocuyo, y de esta manera rescatar los
valores y las tradiciones de nuestro pueblo natal y llevar
esto conocimientos a otros lugares donde yo había
participado con otras publicaciones. Al principio no me
pareció interesante ya que el ambiente que presenciaba no
era el más indicado para la formación de las nuevas
generaciones, ya que no compartía algunos elementos de
uso común en el tamunangue como lo es el consumo del cocuy y otros vicios, y
de verdad no me parecía ni rentable ni interesante para otras naciones. Sin
embargo, continuaba recopilando información y les tomaba fotografías a los
bailadores y muy especialmente al maestro Domingo Escalona y seguía
interactuando con ellos, haciendo diferentes prácticas de “Juego de Garrote” en
los caseríos “El Molino”, “Los Ejidos” y en otros lugares foráneos.
Este estudio se fue profundizando aún más hasta que decidí enviar unas
correspondencias a los editores de España para ver si aceptaban mi propuesta de
hacer la publicación de este material sobre el juego de Garrote, obteniendo
respuestas no satisfactoria. Sin embargo, continuaba haciendo mi trabajo y seguía
en las artes marciales.

2 comentarios:

Kaiquesilvadamata Silva dijo...

Argimiro González sou um praticante de kungfu aqui no Brasil do estilo kuentao faize muito tempo que eu e meu Professor Roberto esta querendo tem contato com você para tira algumas dúvida do estilo o Professor Roberto já entrou no seu e mail várias vezes mais não tem retorno de você

Kaiquesilvadamata Silva dijo...

Argimiro González sou um praticante de kungfu aqui no Brasil do estilo kuentao faize muito tempo que eu e meu Professor Roberto esta querendo tem contato com você para tira algumas dúvida do estilo o Professor Roberto já entrou no seu e mail várias vezes mais não tem retorno de você